Hotel Chais Monnet & Spa: Saborear Francia, sorbo a sorbo

Esta es la base perfecta en Cognac para explorar una región deliciosamente auténtica y relativamente desconocida, por ahora
"Alimentar lo bueno, extinguir lo malo"

Lo primero que llama la atención del Hôtel Chais Monnet & Spa es la arquitectura: una armoniosa composición de antiguos edificios de piedra caliza, modernas estructuras de vidrio y hierro y pasillos iluminados, una impresionante renovación de una de las casas de cognac más antiguas de Francia. Lo segundo que llama la atención es el insólito alfiler de solapa, con forma de lagarto, que lleva cada miembro del personal del hotel. Es un homenaje a un héroe local: Francisco I, gobernante de Francia en el siglo XVI y mecenas de artistas y artesanos, cuyo símbolo era la salamandra que respiraba fuego y cuyo lema era: "Yo alimento lo bueno y apago lo malo".

El Hotel Chais Monnet & Spa se enorgullece de sus raíces en la región de Charentais, en el suroeste de Francia, también conocida como el país de Cognac: una zona rica en historia, suave belleza natural, deliciosa comida y, por supuesto, el aguardiente de color ámbar, destilado de las uvas locales, que todavía se produce allí por pequeñas empresas familiares, así como por audaces nombres corporativos. La ubicación del hotel en Cognac, una encantadora ciudad de mercado a pocas horas de tren de París, lo convierte en la base perfecta para descubrir una parte de Francia que incluso los viajeros experimentados no conocen bien... todavía. La bebida de Cognac es conocida internacionalmente, pero la región de Cognac no y el objetivo del hotel es invertir esta relación.

El restaurante informal Brasserie, donde el menú se elabora en torno a las especialidades locales.
La entrada del Hotel Chais Monnet & Spa, con dos de los coches de época del hotel.
Las vigas originales aparecen en las habitaciones del Hotel Chais Monnet & Spa.
El cognac como bebida es conocido internacionalmente, pero el Cognac como región no lo es.
Una sutil inmersión en la historia y la cultura locales

Los huéspedes del hotel entran en un mundo de discreta elegancia que es también una sutil inmersión en la historia y la cultura locales. Mire hacia arriba: las enormes vigas de madera que anclan el lobby y reaparecen en las habitaciones proceden de la estructura del chais original, o edificio de almacenamiento, de la casa de Cognac Monnet. Mira hacia abajo: el camarero del restaurante informal Distillerie que le trajo su postre de baba au Cognac (una versión más ligera del baba au rhum) lleva los Charentaise Twists, un calzado tradicional producido en un pueblo vecino. Mire a su alrededor: los caramelos que se sirven con el té de la tarde en el Café Angélique son especialidades locales, y los pequeños botes de bálsamo labial en el spa y en su mesilla de noche proceden de una empresa familiar centenaria cercana.

Para los visitantes que deseen conocer mejor el país del cognac, el personal del Chais Monnet & Spa ha elaborado una rica oferta de excursiones disponibles sólo para los huéspedes del hotel, desde visitas de degustación a destilerías privadas hasta visitas a los mercados locales con el chef con estrella Michelin de Les Foudres, el restaurante gastronómico del hotel. Y para saborear la experiencia, el bar del hotel, Le 1838, dispone de más de 400 variedades de cognac, que van muy bien en una copa de tulipán junto a la chimenea en invierno, o en un "Summit" -un cóctel local de moda con hielo, jengibre y lima- en la terraza en verano. Una de las especificidades de esta región es que, al igual que el cognac, se puede disfrutar todo el año y siempre hay algo auténtico que descubrir.

close
¿A dónde desea ir?

Seleccione su fecha de llegada

Seleccione su fecha de salida

Buscar
  • Habitación:

Cerrar