Pintar la ciudad

Para el director del museo PAMM, Miami es una animada ciudad repleta de posibilidades infinitas

Franklin Sirmans

Director, Pérez Art Museum Miami

Franklin Sirmans recuerda estar rodeado de arte hasta donde llega su memoria. "Como coleccionista, a mi padre le interesaba el arte", relata el director del museo. Su padre, médico, coleccionaba obras de artistas afroamericanos. Además, habiendo nacido en Harlem, Sirmans tuvo acceso a los museos de Nueva York. Recuerda cuando visitó el Natural History Museum y el Metropolitan Museum of Art cuando era un niño.

"No creo que apreciase del todo lo que era el arte hasta que descubrí que era más que algo que tenía que estar en una pared, o que tenía que estar quieto".

Franklin Sirmans se convirtió en el director del Pérez Art Museum Miami el octubre de 2015. Foto cortesía de Angel Valentin. Arriba, fotografía de Robin Hill.

Sugerencias locales

Analizando el paisaje

Franklin Sirmans ha vivido y trabajado en ciudades grandes como Milán, Houston y Los Ángeles pero, como él mismo dice, Miami es un lugar distinto. "Es una ciudad única a su manera". La ciudad le anima y le encanta descubrir sus muchos matices.

Donde la hierba es más verde

Fuera de la red

Aunque Miami no rebosa vastos espacios verdes, Franklin Sirmans descubre tres parques urbanos que suavizan la presencia de los altos bloques que dominan el horizonte. "Parece que en Miami solo se construya un edificio encima de otro, y que no haya nada más que la construcción, pero estos parques nos dan algo de esperanza", asegura Sirmans. A poco pasos del PAMM está el Bayfront Park (301 N. Biscayne Blvd.; 305-358-7550), que separa el centro de la Biscayne Bay. Es el lugar perfecto para festivales de música al aire libre, acoge un gran anfiteatro y un pabellón al aire libre y ofrece una gran variedad desde ritmos caribeños hasta música tecno. El parque también es el campamento base de la escuela de trapecio Flying Trapeze School, en la que aquellos un poco más atrevidos pueden aprender a volar. El terreno vacío y asolado debajo de una superautopista se convirtió en algo precioso cuando se creo Omni Park (1234 N. Miami Ave.;305-484-8948). El vecindario está animado con la actividad del parque de más de 2,8 hectáreas, equipado con rampas de skatebord y un escenario, donde los yoguis asisten a clases cada sábado a las 10.00 h. Vaya a la parte más oriental, a la "Zona del arte", con arte público a cargo del artista local Michael Loveland del PAMM. En el muelle marítimo de 3,23 hectáreas Margaret Pace Park (1745 Bayshore Dr.; 305-350-7938), con sus espectaculares vistas de la Bahía de Byscayne, pasee y descanse en uno de los tres elaborados tronos, que son el producto de un proyecto público de arte de estudiantes locales, y que evocan las influencias del legado judío, español y afroamericano en el sur de Florida.

¿Quién quiere jugar tenis?

Las mejores pistas de tenis en Miami

Sirmans, un experto jugador de tenis, tiene unos cuantos lugares favoritos en la ciudad. El The Tennis Center at Crandon Park (7300 Crandon Blvd., Key Biscayne; 305-365-2300;) es uno de sus lugares favoritos. Lo más problable es que termine jugando en las mismas pistas donde lo han hecho Serena Williams o Roger Federer: Crandon Park ha sido la sede del Open de Miami, de 12 días de duración, desde 1987.

En el interior del Morningside Park (750 N.E. 55th Ter.; 305-795-1834), encontrará la amable cara del tenis profesional Tim Barrow, según Sirmans, y que está siempre disponible para perfeccionar cualquier aspecto de su juego, sin importar el nivel o la edad. "Me encanta venir aquí por la sensación que da el vecindario; está en una zona residencial", nos cuenta.

Encontrar a su musa

Imágenes, arte, y todo el jazz que quiera

Cuando quiere saber qué hay de nuevo en cuanto a los artistas en Miami, Sirmans va al norte, al Museum of Contemporary Art (MOCA) (770 N.E 125 St.; 305-893-6211). Las enormes obras e instalaciones, algunas de las cuales son de propiedad compartida con el Tate Museum, de Londres, son sus sellos, y es aquí donde se ven las piezas más nuevas y experimentales, con una gran parte de sus colección permanente de 700 obras. También hay una sesión de Jazz en las instalaciones del MOCA, cuya entrada es gratuita el último viernes por la noche de cada mes. Otro club de jazz genial es Floyd Miami (34 N.E. 11th St.; 305-363-2120), donde el ambiente es de bar clandestino, los cócteles son clásicos, y la música en directo es de primera categoría. Si lo que quiere es sentir que ha retrocedido en el tiempo, aventúrese a los Florida Moving Image Archives de Lynn y Louis Wolfson II (300 N.E. 2nd Ave., Suite #8406;; 305-237-7731), donde más de 35 000 horas de cintas de video y más de 7 millones de metros de películas documentan la historia de Florida, y algunas de ellas son incluso películas caseras que datan de 1910. Es uno de los pocos repositorios de este tipo que está abierto al público en los Estados Unidos.

Fotografía cortesía de Adinayev.

El deporte de la zona

Las raíces de los equipos locales

Muy cerca del museo de arte, encontramos el American Airlines Arena (601 Biscayne Blvd.; 786-777-1000), hogar de la franquicia de la NBA, Miami Heat. "Cuando los jugadores lo están dando todo y el lugar está a tope, no hay ningún otro estadio como este en todo el país", asegura Sirmans. Cuando no es temporada, o cuando el equipo juega fuera, el "Triple A", como lo conocen los vecinos, acoge tours de estrellas como Paul McCartney o Coldplay. La temporada de béisbol atrae a aficionados al antiguo estadio de la Orange Bowl, Marlins Park (501 Marlins Way; 305-480-1300), construido en 2012. "Me gusta ver el juego lento del béisbol de vez en cuando con mis amigos y familia", nos cuenta Sirmans. Como el espacio cuenta con aire acondicionado y un techo retráctil, la humedad o las repentinas lluvias de Miami no suponen ningún problema para los partidos. Gracias a la iniciativa del condado de Miami-Dade denominada "Arte en espacios públicos", aprobada en 1973, se colocan en todo el estadio obras modernas de reconocidos artistas. Puede ver la obra de Joan Miró Figuras de montañas, cielo, estrella y pájaro, ubicado en la entrada hacia la base del bateador y el Gerente de béisbol de Roy Lichtenstein en la sección 19 al nivel del paseo marítimo, junto con piezas de otros nueve artistas. El alocado Tributo a Orange Bowl de Daniel Arsham en la Plaza Este es una instalación que pretende mostrar cómo se hubiesen visto las letras de Orange Bowl si hubiesen caído de forma natural en el suelo. Sin duda, no nos deja indiferentes.

Salir a cenar

Disfrute de diferentes sabores globales

En Miami, puede disfrutar del placer de cenar fuera con una amplia variedad, desde restaurantes de conocidos chefs hasta joyas ocultas en recetas de varias generaciones. Los vecinos ya creían que se habían quedado sin su restaurante jamaicano favorito, y el mejor de Miami, cuando Clive's Cafe (5890 N.W. 2nd Ave.; 305-757-6512) se vio obligado a trasladarse fuera de Wynwood, pero el restaurante ha encontrado una nuevo hogar en Little Haiti. Las especialidades de la casa incluyen el pollo o cerdo salteado con arroz y frijoles, cabra al curry agridulce y rabo estofado. En el vecindario de Brickell, que goza de una visión empresarial, Toscana Divino (900 S. Miami Ave.; 305-371-2767) sirve comida tradicional con aire italiano. La pasta está hecha a mano, y la bodega de intensos vinos de la Toscana cuenta con más de 2000 botellas. Para un aventura culinaria, reserve una mesa en Alter del chef Brad Kilgore (223 N.W. 23rd St.; 305-573-5996) . Food & Wine nombró a Kilgore como Best New Chef ("Nuevo mejor chef") en 2016, justo un año después de que este abriese el moderno restaurante en Wynwood. Los menús degustación de cinco y siete platos presentan algunos de los mejores platos del chef, como el filete de cordero de corte ribeye, y rodaballo con especias indias.

Más información
close
¿A dónde desea ir?

Seleccione su fecha de llegada

Seleccione su fecha de salida

Buscar
  • Habitación:

Cerrar