Retiro escénico

En el Hostal de La Gavina, un paseo junto al mar conduce a bellezas alejadas.
Gran vista

Aquellos que buscan un respiro de la bulliciosa Barcelona pueden encontrar refugio a lo largo de la costa noreste de la hermosa Costa Brava, donde son sorprendidos por la espectacular belleza de los escarpados acantilados de la región y sus playas solitarias.

En el corazón de la Costa Brava, en el enclave privado de S'Agaró, se encuentra el Hostal de La Gavina. Establecido por el visionario hotelero Josep Ensesa i Gubert a principios de la década de 1920, él soñaba con una ciudad jardín que diera al Mediterráneo. La joya de su visión de S'Agaró fue el Hostel de La Gavina, el primer hotel de lujo en la Costa Brava inaugurado en 1932. Los propietarios de cuarta generación del hotel, la familia Ensesa, continúan la tradición de la hospitalidad manteniendo el espíritu elegante del gran hotel junto al mar.

El Hostal de La Gavina ofrece vistas de la costa más hermosa del Mediterráneo.
La playa de Sa Conca es una de las más interesantes de la Costa Brava, con su entorno natural de rocas y pinos.
El Hostal de La Gavina se encuentra entre dos bahías y está diseñado para integrarse perfectamente con su entorno.
Camine por el Camino de Ronda y por el pintoresco sendero que sale justo enfrente del Hostal de la Gavina.
Saliendo

Ninguna visita al Hostal de la Gavina estaría completa sin recorrer el sendero El Camino de Ronda, un sendero histórico que atraviesa 72 kilómetros de la Costa Brava. Gubert quería que sus invitados disfrutaran el camino y de cómo su tierra se extendía desde la bahía de Sant Pol hasta la playa de Sa Conca.

Construyó un paseo marítimo, que conducía directamente desde su hotel y trazó 32 kilómetros de costa. La hermosa explanada bordea la pared del mar, proporcionando algunas de las vistas más hermosas de la región. En el camino, los vecinos del hotel, majestuosas casas de campo construidas en las laderas para disfrutar de la belleza del Mediterráneo, reflejan la arquitectura tradicional catalana con torres, pórticos y dramáticas líneas de techos bajos.

Hoy, los huéspedes toman un almuerzo de picnic y se embarcan en un pintoresco paseo, los aromas de pinos y buganvillas llenan el aire. Las rocas dividen la playa de arena dorada con sus aguas cristalinas de color esmeralda en dos calas diferentes, una para nadar y la otra llena de vida marina, perfecta para practicar esnórquel.

Para aprender más sobre Hostal de La Gavinao la experiencia de picnic en la playa de Sa Conca, póngase en contacto con el conserje al hacer la reserva.

close
¿A dónde desea ir?

Seleccione su fecha de llegada

Seleccione su fecha de salida

Buscar
  • Habitación:

Cerrar